Conozca sobre nuestro próximos talleres
Scroll Automatically

Sea contracultural, abrace la paternidad

Abrace la paternidad

Cristianos, presten atención; si están cansados de que la cultura secular imponga una perspectiva que no se alinea con la verdad de Dios, entonces deben rechazarla, con todo y sus mentiras que buscan robar, matar y destruir su futuro, y el futuro de su familia.

Una de las mentiras más destructivas y prevalentes de nuestro tiempo es que la autonomía del individuo debe ser valorada por encima de todo. En lo que respecta a formar una familia, esta mentira nos susurra sutilmente que, tener hijos, de alguna manera frenará nuestro crecimiento personal, nos impedirá alcanzar nuestras metas profesionales, o nos privará de una vida significativa y plena.

El regalo de la crianza

Como una madre “millennial” casada, y con cuatro hijos en edad escolar, abogada, escritora y conferencista (habiendo logrado los tres objetivos profesionales después de tener hijos), estoy aquí para decirle: ¡no crea esta mentira! La maternidad es un regalo. La paternidad es un regalo. No se deje engañar, y no se prive de una de las mayores bendiciones de su vida: criar hijos.

No necesitamos ir muy lejos para ver lo que sucede cuando se acepta la mentira cultural de que los objetivos personales, los objetivos profesionales, o incluso, los objetivos de pareja son incompatibles con tener hijos. En el año 2020, Michelle Williams ganó el premio a Mejor Actriz en los Globos de Oro. Durante su discurso de aceptación, alardeó de que no habría logrado el premio, ni su éxito profesional, si no hubiera sido por su aborto. Lamentablemente, su testimonio fue recibido por la audiencia con un estruendoso aplauso.

Las celebridades no son las únicas que han sido engañadas. De hecho, los datos confirman que las tasas de natalidad en Estados Unidos están disminuyendo. La Oficina de Censos de los Estados Unidos informó en diciembre de 2021 que: “La población de EE. UU. creció a un ritmo más lento en el año 2021 que en cualquier otro año desde la fundación de la nación…”, y las tasas de natalidad en declive fueron un factor contribuyente.

De hecho, según el Wall Street Journal, la investigación recopilada por los economistas Melissa Kearney y Phillip Levine muestra que, entre 2007 y 2019, las tasas de natalidad en Estados Unidos disminuyeron aproximadamente un 20 por ciento. Ellos creen que la caída en las tasas de natalidad refleja un cambio en los valores sociales, alejándose del matrimonio y la paternidad hacia la autonomía personal.

El Papa Francisco fue noticia el mes pasado cuando criticó a las parejas que optan por no tener hijos. Afirmó que criar a un hijo es una de las formas más elevadas de amor que podemos ofrecer. También declaró que la negación de la paternidad o maternidad nos disminuye como civilización porque resulta en una pérdida de humanidad.

De hecho, así es, y en más de una forma.

Tener hijos no detendrá su crecimiento como individuo, ni la consecución de metas profesionales, ni le privará de una vida significativa y plena. El crecimiento como persona es inevitable. Si usted está motivado, el logro profesional llegará cuando sea el momento adecuado. Y el significado y la satisfacción que provienen de criar hijos superan cualquier expectativa. La verdad es que cada área de crecimiento personal es más gratificante cuando sucede en el contexto del matrimonio y la crianza de los hijos, porque lo logramos juntos y compartimos la alegría.

Nunca olvidaré el momento en que fui juramentada como abogada, con mi esposo y nuestros cuatro hijos pequeños a mi lado (un bebé, un niño de dos años, otro de cuatro y el mayor, de cinco). Fue uno de los momentos de más orgullo en mi vida, porque lo logramos juntos. Fue infinitamente más significativo que si hubiera llegado a ese momento sin ellos.

Criar hijos es un llamado supremo. Requiere nuestros mejores esfuerzos. Para hacerlo correctamente debemos convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos por el bien de alguien más. 

Para los cristianos, la crianza de los hijos es un camino que nos ayuda a reflejar más sobre el carácter de Cristo en nuestras propias vidas. A diario, se presentan oportunidades para demostrar autocontrol, amor, paciencia, compasión, misericordia, justicia, empatía, alegría, amabilidad, paz, perseverancia, ¡y eso es solo por nombrar algunos!

Una crianza bien llevada enriquece el alma e inspira a la próxima generación a vivir bien la vida.

Me encantan los comerciales de la campaña olímpica “Gracias, Mamá” de Procter & Gamble. Señalan la verdad esencial de que el amor de una madre (y de un padre) hace del mundo un lugar mejor. Criar amorosamente a un ser humano, lo que el Papa llamó una de las formas más elevadas de amor, transformará naturalmente al dador de ese amor, pero también transforma al receptor. Y el amor compartido entre la familia inspira a la comunidad, que a su vez inspira a una nación y, a su vez, inspira al mundo a amar mejor. Todo esto preserva nuestra humanidad.

Nunca habrá un tiempo “perfecto” para comenzar una familia, así que no se demore esperando un momento que no se puede determinar. Claramente, nunca hay garantías de que será fácil, o incluso posible, tener hijos biológicos. Pero las familias se mantienen unidas por medio del amor, y eso sucede en más de una manera. Actualmente, aproximadamente 117,000 niños en los Estados Unidos esperan ser adoptados.

La maternidad y la paternidad son los roles principales de toda la vida. Si somos fieles en esos roles, los efectos secundarios de nuestro amor y devoción serán un legado de bendición que transmitiremos a la próxima generación.

Como seguidores de Cristo, no debemos tomar decisiones sobre nuestro futuro basadas en el miedo. En cambio, debemos fundamentarnos en las promesas de Dios que se encuentran en las Escrituras.

La Biblia nos dice en 2 Timoteo 1:7 (NVI): “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.”

La Escritura también proclama la verdad sobre el futuro que Dios ha planeado para nosotros. Jeremías 29:11 (NVI) declara: ” Porque yo conozco los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.”

¿Quiere vivir diferente a lo que dicta la cultura?

¿Quiere hacer de este mundo un lugar mejor?

Cásese y tenga hijos. Muchos hijos. Hágalo mientras sea joven. Ámelos bien. Enséñeles a amar a Jesús y a los demás. Sigan a Jesús juntos como familia. Esta es la receta para una vida significativa.

Sombra

El PROPÓSITO DE SU MATRIMONIO

Sixto Porras y su hijo Esteban conversan sobre el propósito de Dios para el matrimonio y cómo esto puede cambiar la forma en que mira su relación de ahora en adelante.

Artículos relacionados:

¿Por qué el legado sí importa?

© 2024 Focus on the Family. Publicado originalmente en inglés en focusonthefamily.com.

Artículos más recientes

Abrace la paternidad

Sea contracultural, abrace la paternidad

No caigan en el engaño de que el éxito profesional exige renunciar a la familia. La verdadera realización y significado se encuentran en el amor y la crianza de los hijos. Siguiendo el llamado de Cristo, criar a nuestros hijos con amor y fe transforma no solo nuestras vidas, sino también nuestra sociedad y el mundo.

Leer más »
Logo - Agotamiento Emocional - Enfoque a la Familia
Si siente que sus reservas físicas y emocionales se han acabado, este curso es para usted. Un llamado al descanso, la salud integral y la confianza en Dios
Logo azul transparente de Enfoque a la Familia - EALF

Escriba a continuación lo que desea buscar

Buscar

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Curso intensivo Presencial

Solo 19 Cupos disponibles

24 al 26 de septiembre,

2024