Tengo un reto para usted: Construya un legado que impacte, por lo menos, a tres generaciones.  

Cuando llego a casa de mi hijo Daniel, y logro ver desde la puerta a mi pequeño nieto Emiliano, le digo emocionado: “¡Emiliano, soy tu abuelo, y esto aquí abriendo camino para vos!”. Cuando él crezca, sueño con el día en el que yo diga la primera parte de esta frase, y mi nieto termine diciendo: “… y estás aquí abriendo camino para mí”.   

Pensar generacionalmente 

La propuesta es que usted y yo vivamos pensando generacionalmente. Es decir, que cada decisión que tomemos, que todo lo que pensemos y hagamos, sea hecho con la absoluta intención de impactar a las futuras generaciones y de abrir camino para ellas.  

Pensar generacionalmente significa, vivir tomando en cuenta a la generación que se levantará después de nosotros. Significa correr la carrera calculando cada movimiento para entregar la batuta en el tiempo correcto y de la mejor forma para convertirlos en ganadores. Significa construir un legado que podamos dejar a nuestros hijos y nuestros nietos, que trascienda aún después de que partamos y que no se trate solamente de bienes materiales.  

El legado es el resultado de un proceso, del tiempo compartido, y de relaciones profundas. Es lo que vamos sembrando en la nueva generación, la marca que dejamos como huella que distingue a los que llevan nuestro apellido. Lo heredamos a través de un esfuerzo consistente y diario, con mucho sacrificio y con un fuerte sentido de destino.  

¿Por qué importa el legado? 

Un legado malo limitará la habilidad de nuestros hijos y nietos de responder asertivamente ante la vida. Un buen legado los preparará para los retos y les dará las herramientas necesarias para afrontar los días malos.   

Si no vivimos pensando generacionalmente, no daremos la ventaja a nuestros hijos de empezar su vida en un mejor lugar; en un escalón más alto. Un mal legado, en el mejor de los casos, requerirá de mucho esfuerzo de parte de nuestros hijos para remontar lo vivido.  

Un mal legado heredará un dominó de consecuencias negativas. Si no tomamos decisiones con sentido generacional, es posible que algunas consecuencias de estas decisiones afecten negativamente a nuestros hijos y nietos.  

Sin un buen legado, no hay un camino que guíe a las nuevas generaciones. Quienes marcan un legado en el corazón de sus hijos, definen un camino, una visión, un grupo de valores, una identidad que los ayudará a estar menos propensos a perderse en medio de un mundo lleno de tantas distracciones. 

Piense sobre su siguiente generación. Imagine sus rostros. ¿Quiénes son los herederos de su legado? Piense en aquellos que gritarán desde la puerta “estás aquí abriendo camino para mí”, y pregúntese… “¿a dónde quiere dejarlos?”  

Firma Sixto Porras

Un Legado Que Deja Huella

Usted fue llamado a dejar un legado que trascienda de generación en generación. Mire esta serie con Sixto Porras.

 

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Lo Mejor Está Por Venir

Cuando las cosas no se ven del todo claras y hay un poco de incertidumbre, es normal que sintamos angustia o temor. Pero recuerde, lo mejor está por

¿Cómo Apoyarse Durante y Después de una Crisis?

Cuando se presente una crisis o adversidad en su matrimonio, apóyense mutuamente. Luego recurran a Dios y a una comunidad cristiana para pedir ayuda. Sobre todo, manténgase conectados el uno con el otro después de que todo pase, y asegúrense de tener tiempo para divertirse.

Cuidado Pastoral y Discipulado en un Tiempo de Crisis

Los cristianos ya han pasado por esto antes, y nosotros podemos estar tranquilos y recibir sabiduría a través de las acciones de aquellos que enfrentaron correctamente este tipo de cosas. Se han hallado cartas escritas por gobernadores romanos durante aproximadamente los primeros 100 años de la iglesia primitiva en tiempos de peste, hablando sobre el comportamiento de este extraño nuevo grupo de personas: los cristianos.

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible
Esta es una serie de 9 videos elaborada por Enfoque a la Familia que pretende guiar a los padres sobre cómo educar en sexualidad a sus hijos desde etapas tempranas de la infancia. ¿Los temas de sexualidad no deberían iniciar en la adolescencia? La respuesta es “No”. La educación sexual empieza desde que el niño está pequeño.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.