Mostrando Gracia a su Familia en Cuarentena


 
Usted está en casa con su familia en espacios cerrados. Sus hijos corren por doquier, y usted se pregunta cómo va a hacer su trabajo y cuidar a sus hijos al mismo tiempo.

La tecnología, que nos permite continuar con nuestro trabajo desde casa mientras estamos en cuarentena, olvidó un pequeño detalle: los niños no entienden que cuando mamá y papá están en casa con sus computadoras, realmente no están “allí”. En realidad, los cónyuges pueden no entender eso también.

Tal vez usted es una madre o un padre que normalmente se queda en casa y tiende a aprovechar el tiempo cuando sus hijos se van a la escuela para tener quietud, y conectarse con sus hijos cuando regresen del centro educativo. El problema de hoy podría ser que se moleste, diga algunas palabras duras, derrame lágrimas o dé portazos cuando le interrumpan durante el día.

Presione el Botón de “Pausa”

Tiene que haber una mejor manera. Y sí, la hay. Comience por encontrar una manera de mostrar gracia a su familia cuando están en espacios cerrados.

Es una de esas cosas que tiene sentido, pero puede ser difícil ponerlo en práctica cuando el estrés es alto, y las demandas son constantes durante el día.

Lo que se necesita es un botón de “pausa” para reflexionar sobre la realidad y la simplicidad de la situación. La realidad es que nuestros cónyuges e hijos son una bendición, deben ser apreciados y atesorados, y el simple hecho es que se nos pide que demostremos gracia unos a otros.

Gracia: Un Regalo Inmerecido

La Biblia describe la gracia como un regalo inmerecido de Dios. Debemos extender esta misma bondad inmerecida a otros, incluidos nuestros queridos amigos y familiares.

Efesios 2: 8-9 dice:
“Porque por gracia han sido salvos por la fe. Y esto no procede de ustedes; es un don de Dios, no un resultado de obras, para que nadie pueda jactarse”.

Los seres humanos tienen una capacidad asombrosa para sentir y expresar pasión. El grado en que amamos a otras personas, y sentimos una profunda pasión por ellas, es el mismo grado en que podemos enojarnos con ellas. Esto explica los llamados “crímenes pasionales”.

Si bien nunca he cometido un delito contra un ser querido, a veces me sorprende lo fuerte que he sentido una emoción negativa hacia uno de ellos. En esos momentos, me sorprendió recordar las cosas que he hecho que han enojado o decepcionado a Dios. Sin embargo, él ha mostrado gracia y me ha perdonado.

Entonces, me guste o no, tengo que hacer lo mismo.

Mostrando gracia

Aquí hay algunas formas en que he aprendido a mostrar “G-R-A-C-E” (Gracia en inglés):

G – Muestro Gratitud. Cuando estoy listo para reaccionar con ira, me detengo y reconozco que soy agradecido y bendecido de tener un cónyuge, hijos y otros seres queridos que me aman y me apoyan.

R – Resisto las emociones. Tomo la decisión de resistirme a expresar emociones negativas.

A – Ajusto mi pensamiento. Me doy cuenta de que lo que sea que esté haciendo mi ser querido, que me está molestando, probablemente no sea intencional. Más bien, es su forma de comunicar una necesidad.

C – Comunico amablemente. A veces es útil comenzar con una pregunta. “¿Qué puedo hacer por ti?” ” ¿Cómo puedo ayudar?” O, ofrezca una respuesta honesta. “Sé que esto es difícil para todos nosotros”.

E – Expreso aprecio genuino. Esto se convierte en el regalo inmerecido. Es posible que pueda hacer un buen argumento para criticar al otro, pero cuando decide actuar diferente y ofrecer una palabra de aliento, la respuesta a menudo calma a la otra persona.

Cuando la Vida Golpea

En este punto, apuesto a que algunos de ustedes están pensando, “¿has estado en mi casa últimamente?” “¿Sabes que tengo un esposo malhumorado y tres (o 4, 5 o más) niños corriendo como una manada de animales salvajes, o un grupo de adolescentes melancólicos que quieren que los entretenga todo el día?”

¿Cómo se supone que debo mostrar gracia cuando ni siquiera tengo un momento para pensar?Fui testigo de esto ayer cuando escuché a la hija menor de mis vecinos gritar en la acera. Salí a investigar, pensando que solo estaba teniendo un berrinche, normal para los niños de su edad. Sin embargo, quería asegurarme de que su madre estuviera bien, ya que la pequeña Mariana sonaba como si su madre podría estar inconsciente en el patio.

Cuando me acerqué a la casa, su madre abrió la puerta y dijo: “Gracias por revisar. Estoy bien. Estamos aprendiendo a adaptarnos a que mamá trabaja desde casa “.

Vaya a su Armario

Recuerdo muchos recesos de invierno y verano cuando los miembros de mi familia y yo estábamos atrapados juntos debido al clima muy frío o muy caluroso. Las tensiones tendían a ser un poco más altas en esos momentos.

Fue entonces cuando aprendí una de las mejores lecciones de crianza que he aprendido: ir al armario, el garaje, el sótano u otra habitación en la casa donde pueda estar solo un rato. No estoy bromeando.

Cuando las tensiones aumentaban, iba a mi armario a orar, desahogarme, liberar mi ira y ponerme en un mejor estado de ánimo.
Mis hijos ahora tienen 30 años y a menudo comentan que yo fui una madre tranquila que nunca perdió la calma. Fui brutalmente honesta con ellos y les expliqué que me sentía tan frustrada como cualquier mamá o papá cuando criamos a los niños en una cultura confusa, de alta energía y de ritmo acelerado.

Simplemente fui y resolví las cosas con Dios y dejé que su paz se apoderara de mí antes de intentar resolver las cosas con mis hijos. Honestamente, eso fue después de que fallé en esta área un par de veces, me sentí culpable y me di cuenta de que tenía que encontrar una mejor manera.

De la Frustración a la Comunicación Auténtica

Es muy fácil perder la calma, especialmente cuando está con su familia en una pequeña casa o apartamento. Cuando sienta que la tensión aumenta, pida permiso, y vaya a un lugar privado en su casa, hable con Dios, grite, golpee una almohada o haga lo que sea necesario para liberar sus sentimientos de ira, frustración, decepción o dolor.

Esa liberación generalmente lo llevará a un estado mental más tranquilo, y podrá pensar en una respuesta amable y razonable para sus seres queridos.

Una vez que regrese para hablar con su cónyuge o hijos, puede expresar sus verdaderas frustraciones y preocupaciones. Nuestra comunicación con nuestros seres queridos debe ser al nivel más básico y auténtico. Tiene que ser amable, honesta y sincera.
Ser amable no se trata de decir solo cosas agradables que la gente quiere escuchar. La crítica constructiva y el establecer límites apropiados son parte importante del matrimonio y la crianza. Los mensajes que se dicen sin estar en el “calor del momento” tienden a conducir a un entorno en el que pueden ocurrir conflictos saludables.

Céntrese en la Oportunidad

Finalmente, reconozca que el tiempo que vive con su familia en espacios reducidos tiene el potencial de generar oportunidades maravillosas: conocerse mejor, crear nuevas formas de disfrutar de la compañía de los demás y aprender a comunicarse bien, tomando en cuenta la personalidad de cada persona.
Este es un buen momento para ejercitar sus “músculos de gracia” y desarrollar paciencia y paz en usted mismo.

La Casa es de Todos

“La Casa es de Todos”es una serie de videos educativos que buscan fomentar la corresponsabilidad de todos los miembros de la familia en las tareas de la vida familiar basados en los principios del amor, el servicio, la justicia y la responsabilidad. 

© 2020 Focus on the Family. Todos los derechos son reservados. Utilizado con permiso. Originalmente publicado en focusonthefamily.com.

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie:
Un Embarazo Inesperado

¿Cómo enfrentar la abrumadora noticia de un “positivo”? 
Una respuesta empática para aquellas mujeres que no planeaban la llegada de un bebé

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

0
Promesas firmadas
Reproducir vídeo
Unámonos para terminar con el aborto
Quedan:
Días
Horas
Minutos
Segundos
VIVA ESTE TRANSFORMADOR EVENTO PRO-VIDA
Unámonos para terminar con el aborto