He Sido un Tonto, y Quiero que Vuelvas

January 3, 2020

 

"La he perdido, Doc", dijo Lucas. "Hice cosas estúpidas y pecaminosas. Le he hecho mucho daño.... y ella está acabada". Mientras hablábamos en mi oficina de consejería, Lucas se inclinó hacia adelante y susurró: "Ella quiere divorciarse. ¿Qué puedo hacer?"

 

"Está acabada", le dije. "No hay duda de eso. Pero no se acaba hasta que el juez diga que estás divorciado. Tengo un plan de acción que te dará la mejor oportunidad de recuperarla".

 

Si ha destruido su matrimonio, hay cinco cosas que no debe hacer y siete que debe hacer. Estos son los pasos que puede seguir para convencer a su cónyuge de que detenga el divorcio y trabaje en el matrimonio. Aunque he escrito estas listas principalmente para esposos porque este escenario es el que más veo en mi práctica de consejería (y porque las mujeres solicitan más del 65 por ciento de los divorcios en los EE.UU.), los principios también se aplican a las esposas:

 

 

Lo que no debes hacer

 

1. No se rinda

 

He visto a tantos hombres comenzar este proceso con fuerza y, luego, ante la continua ira y el rechazo de su pareja ofendida, se desaniman y se rinden. Rendirse es el mayor insulto para su cónyuge: Demuestra que no le importa lo suficiente como para intentar convencerla de que no abandone la relación. Mantenga el curso hasta que su esposa le acepte de nuevo o hasta que el juez le declare divorciado.

 

2. No hable con la familia y los amigos de su cónyuge

 

¿De qué lado cree que estará la familia y amigos cercanos de su cónyuge en esta crisis? Todos se pondrán de su lado, nunca con usted. Ellos también pueden odiarle porque ha lastimado a alguien a quien quieren mucho. Hablar con su familia y amigos hará que parezca un patético perdedor que intenta controlar y manipular para ganar su apoyo.

 

3. No la presione financieramente

 

Muchos hombres hacen esto para presionar esperando que ella detenga el proceso de divorcio. Muy tonto. Al amenazar su seguridad y comodidad, refuerza sus sentimientos de que no la ama y hará que redoble sus esfuerzos para alejarse de usted. Dele acceso completo e incondicional a todas las cuentas. No intente cancelar sus tarjetas de crédito ni reducir los límites de gastos. Pague todas las cuentas que son su responsabilidad - y más.

 

4. No la persiga

 

No le envíe flores, dulces ni regalos. No le pida una cita. No diga "Te amo" (excepto una vez en la carta que explicaré más adelante). No le pregunte: "¿Me amas?" No la toque. No intente que hable de la relación. ¡No intente que hable de nada! Usted ha perdido el derecho de hablar con ella sobre cualquier cosa excepto sobre los niños, el dinero y las emergencias. Si se pone en contacto con usted y quiere comunicarse, está bien. Pero déjala que ella inicie.

 

5. No presione una sesión de terapia de pareja

 

Antes de considerar la terapia de pareja, ella tiene que ver un cambio real en usted. Usted verá a un consejero personal durante al menos tres meses. Necesita estar espiritual y emocionalmente saludable - y demostrárselo a ella. Ofrezca pagar por la consejería personal para que ella pueda sanar las consecuencias emocionales de sus acciones. Si ella cree que realmente ha cambiado, ella puede elegir libremente hacer terapia de pareja.

 

 

Lo que debes hacer

 

Las primeras cinco cosas que debe hacer están cubiertas en una carta a su cónyuge. Esta carta debe ser enviada lo antes posible. Puede ser escrita a mano o impresa, pero debe ser puesta en papel y enviada por correo regular.

 

La carta comunica claramente la tarea que va a realizar en los próximos tres meses. Establecerá cinco mensajes centrales (lo que debes hacer): "Yo tengo la culpa", "Te estoy dando espacio", "Estoy trabajando en mí", "Me acercaré más a Dios" y "Planeo ganarte de nuevo". Siéntase libre de hacer algunos ajustes en la siguiente guía dependiendo de su situación (especialmente si usted es una esposa ofensora):

 

Querida ________,

 

Primero, he pecado contra Dios, contra ti y contra nuestros hijos. Te he herido profundamente y no tengo excusa. La culpa de todo el daño es 100% mía. No te culpo por querer irte.

 

Segundo, te voy a dar espacio. Necesitas tiempo para curarte de lo que te he hecho. Mi presencia sólo te causará más dolor. Así que, me mudaré tan pronto como pueda. Me comunicaré contigo sólo sobre los niños, el dinero y las emergencias. Te pido que hagamos un horario para que pueda ver a los niños. Haré todo lo posible para apoyarlos financieramente.

 

Tercero, veré rutinariamente a un consejero durante los próximos tres meses, trabajando duro en mis problemas. Necesito entender por qué te maltraté y abordar la causa subyacente. No importa qué decisión tomes sobre nuestra relación, cambiaré. Sé que no crees eso. Llevará tiempo -mucho tiempo- demostrarlo.

 

Cuarto, me acercaré más a Dios. Tendré devocionales diarios. Asistiré a la iglesia cada semana y estaré en un estudio bíblico para hombres. Sólo con el poder de Dios puedo cambiar.

 

Finalmente, después de que sane y me encuentre en una recuperación sólida, trabajaré tan duro como pueda para recuperar tu corazón. Aunque no lo he demostrado - he demostrado lo contrario - te amo y quiero estar contigo.

 

En Cristo,_(su nombre)_.

 

 

6. Acérquese a ella

 

Después de tres meses completos de darle espacio a su esposa y ver a su consejero, será el momento de hablar con ella. Pídale a una buena amistad que los conozca a ambos que se ponga en contacto con ella. Esta persona le reportará a ella el progreso que tenga usted, y compartirá los cambios que usted ha hecho, comprobará cómo le está yendo a su esposa en su sanidad y le preguntará si está lista para hablar sobre la terapia de pareja. Si ella no está lista, esta persona de apoyo le pedirá a su esposa que se comunique con él o ella cuando esté lista. Continúe dándole espacio a su esposa y trabaje en sus cambios.

 

7. Ore y pide a otros que oren

 

Todos los días debe orar, y su equipo de apoyo (pastor, compañero de confianza, consejero, amigos cercanos) deben orar para que usted haga cambios genuinos. Cada día, usted y su equipo deben orar para que Dios toque el corazón de su esposa. Todos los días. La mala noticia es que ha perdido a su cónyuge y necesita un milagro para que vuelva. La buena noticia es que Dios hace milagros. No hay garantías de que mi estrategia funcione. Pero ante Dios, su cónyuge y sus hijos, sabrá que hizo todo lo que pudo para salvar su matrimonio.

 

 

 

Ingrese aquí a nuestro Curso en Línea

 

 

 

 

 

 

*Sixto Porras. Director Regional de Enfoque a la Familia.  Autor de los libros: «Amor, Sexo y Noviazgo», «De Regreso a Casa», y «El Lenguaje del Perdón». Coautor de: «Traigamos a los pródigos de regreso al hogar» y «Meditaciones en Familia». Esposo de Helen, y padre de Daniel y Esteban. Su pasión es ayudar a las familias a mejorar. 

 

 

 

 

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Buscar por tags
Artículos relacionandos
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
EALF_MasterBrand_horiz_1CR_White.png
  • https://cr.linkedin.com/company/capa
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • mail-02

Enfoque a la Familia

Productos & Servicios

Medios de Comunicación