¿Su Teléfono se Interpone entre Usted y su Cónyuge?

¿Cuánto ama a su teléfono inteligente? ¡Probablemente no tanto como el hombre de California que se casó con su teléfono en una capilla de bodas de Las Vegas durante el verano de 2016!

OK, la ceremonia en Las Vegas puede haber sido ridícula, pero este hombre hizo referencia a lo conectada que está la gente a sus teléfonos. Aunque parezca una locura casarse con un teléfono, no se puede negar el grado de infiltración de los teléfonos inteligentes en nuestra vida diaria. Algunos estudios muestran que los estadounidenses revisan sus teléfonos cada seis minutos y medio durante las horas de vigilia, o aproximadamente 150 veces al día. 

Lamentablemente, el teléfono inteligente es un amante celoso: exige atención todo el día a través de llamadas, mensajes de texto, Facebook, Pinterest, noticias, resultados deportivos, transmisiones de video, música y aplicaciones infinitas (más de 2 millones disponibles a junio de 2016). Dormimos con nuestros teléfonos en la mesita de noche, los acunamos mientras caminamos, los guardamos en el bolsillo mientras viajamos, los colocamos en el mostrador para ayudarnos a preparar la cena y descansarlos cómodamente en la mesa mientras comemos. Se han convertido en nuestros constantes compañeros digitales. 

No todo esto es malo para un matrimonio. Los teléfonos inteligentes pueden ayudar a las parejas a mantenerse conectadas durante todo el día a través de mensajes románticos, publicaciones divertidas en redes sociales y chats de video aleatorios. Los mensajes de texto frecuentes y las llamadas telefónicas rápidas ayudan a las parejas a mantenerse al día con los eventos diarios. La comunicación regular con un cónyuge a través de llamadas y mensajes de texto puede incluso hacer que las parejas sean más felices y seguras en su relación. 

Aún así, a pesar de todos los beneficios que brindan los teléfonos inteligentes, parece que se han convertido en una creciente fuente de frustración y conflicto matrimonial. El teléfono inteligente se ha convertido en un “mal tercio” en muchos matrimonios, haciendo que los esposos y esposas sientan que están compitiendo con el teléfono de su cónyuge por tiempo y atención. 

La amenaza de los invasores del espacio. 

¿Recuerda Space Invaders [Invasores del Espacio] uno de los primeros videojuegos? El objetivo era disparar un cañón láser que se movía horizontalmente a través de la parte inferior de la pantalla para derrotar a olas de extraterrestres que marchaban hacia usted. A medida que avanzaba el juego, los extraterrestres marchaban más rápido y la música se aceleraba, creando una enorme ansiedad para el jugador. Eventualmente, los extraterrestres llegaban a su base y le derrotaban.  

No puedo evitar preguntarme si el teléfono inteligente se ha convertido en algo así como esos alienígenas del videojuego. Excepto que ahora están marchando sin descanso hacia su relación matrimonial y amenazan cuatro momentos importantes, espacios sagrados, en su día que generalmente ayudan a mantener su conexión fuerte. Esos espacios incluyen: 

Tiempo de conversación en la cama: después de un día ocupado en el trabajo o al cuidado de los niños, las parejas necesitan desesperadamente una conversación significativa para ayudarlos a reconectarse. Pero para muchos, el hábito de la conversación queda de lado con el tiempo. Pasan de largas e íntimas conversaciones centradas en conocerse (discutiendo gustos, disgustos, necesidades, emociones y sueños) a breves intercambios centrados en administrar sus vidas (hablar sobre el presupuesto y las listas de tareas pendientes o resolver conflictos y apagar el último “incendio” dentro de sus atestados horarios). La comunicación significativa a menudo es reemplazada por la gestión de las demandas diarias. Lamentablemente, la investigación ha demostrado que la mayoría de las parejas pasan un promedio de solo cuatro minutos por día en una conversación significativa. 

Después de 25 años de matrimonio, creo que el mejor momento para una comunicación significativa que da vida a una relación es al final del día, cuando están acostados juntos en la cama antes de irse a dormir. Ahí es cuando las parejas deberían hablar sobre los altibajos de su día; discutir temas profundos; acurrucarse, besarse o hacer el amor; y orar juntos. ¡Pero los teléfonos inteligentes destruyen ese momento clave! 

Esto se ha convertido en un problema para mi esposa, Erin y para mí. En lugar de usar ese tiempo precioso para volver a conectarnos, estamos en nuestros teléfonos mirando noticias, jugando al solitario, revisando Facebook y respondiendo mensajes de texto. Hemos creado un patrón desagradable de revisar nuestros teléfonos justo antes de irnos a dormir y luego tan pronto como nos despertamos. Cuando esto sucede, cambiamos nuestra atención el uno del otro y enviamos involuntariamente mensajes sobre lo que más valoramos. Así es exactamente como el tiempo sagrado de conversación en la cama es secuestrado. Un esposo y una esposa pueden estar acostados uno al lado del otro en la misma cama, pero sentirse en mundos separados. 

Hora de la comida: ya sea en el desayuno, el almuerzo o la cena, la hora de la comida es sagrada porque promueve la conversación cara a cara y el contacto visual. (La mayoría de las mujeres adoran este tipo de comunicación). También brinda la oportunidad de tener discusiones espirituales o tiempo devocional; fomenta el trabajo en equipo al cocinar y limpiar juntos; y promueve tradiciones familiares como la noche de pizza o de juegos. Pero los teléfonos inteligentes en la mesa pueden romper la conexión entre las parejas. La distracción constante impide un buen ritmo de conversación, manteniendo a los cónyuges en un nivel superficial de interacción y minimizando la comunicación profunda e íntima. 

Tiempo libre: este es el “tiempo de inactividad” que experimentan juntos cuando hacen ejercicio, ven su programa de televisión favorito, toman café en sus sillones reclinables, descansan en la casa, salen a caminar, tienen una cita nocturna, se sientan en la playa, etc. El tiempo libre es sagrado porque promueve la diversión, la risa, el juego, las nuevas actividades y la conversación. Usar su teléfono inteligente durante estos momentos especiales con su cónyuge puede hacer que se sienta como si fuera una competencia por llamar la atención del otro. Finalmente, envía el mensaje de que no ha invertido completamente en el momento. 

Tiempo en el parabrisas: el tiempo que pasan en su automóvil es sagrado para una conversación lado a lado. (A la mayoría de los hombres les encanta este tipo de comunicación). También es buen momento para cantar juntos o escuchar la radio. Si el pasajero interactúa constantemente con su teléfono inteligente, le roba a la relación una oportunidad de comunicación principal y hace que su cónyuge se sienta desplazado. 

El impacto de las interferencias. 

Además de invadir sus espacios sagrados, los teléfonos inteligentes pueden tener otros impactos negativos en su relación. Considere lo siguiente: 

  • La conexión relacional se corta. Según la Asociación Estadounidense de Psicología, la tecnoferencia es “la intrusión o interrupción cotidiana en las interacciones de pareja o el tiempo que pasan juntas debido a la tecnología”. Por ejemplo, en medio de una conversación, un cónyuge acepta una llamada telefónica o responde a un mensaje de texto. La atención cambia de cónyuge a dispositivo. Esto no solo es grosero, sino que también corta la conexión relacional. Como lo expresó un autor: “Al permitir que la tecnología interfiera o interrumpa conversaciones, actividades y tiempo en las parejas románticas, incluso cuando no sea intencional o por breves momentos, las personas pueden enviar mensajes implícitos sobre lo que más valoran, lo que lleva a conflictos y resultados negativos en la vida personal y las relaciones”. 
  • Usted se siente ignorado. El término “phubbing” fue originalmente acuñado por una agencia de publicidad australiana y refleja una combinación de las palabras en inglés “phone” [teléfono] y “snubbing” [desaire]. Cuando se trata de su relación matrimonial, “phubbing” significa que un cónyuge se siente invisible o desairado porque su pareja se distrae con el teléfono. Ese esposo o esposa no está completamente presente en el momento. Los ejemplos de phubbing ocurren cuando saca su teléfono para verificar los puntajes de fútbol mientras está en una cita con su cónyuge, lee un mensaje de texto mientras está en la mesa o mira Facebook cuando están viendo una película juntos. Su cónyuge sentirá que está compitiendo contra un teléfono por su atención, ¡y va perdiendo! A propósito o no, el mensaje transmitido es: “Eres menos importante que mi teléfono”. 

Beneficios de poner límites al teléfono 

Proverbios 3: 9 dice: “Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas” (NVI). El término ” primeros frutos” se refiere a las primeras y mejores cosechas que usted produce. Una forma de honrar a su cónyuge es darle los primeros frutos de su tiempo. En lugar de revisar su teléfono tan pronto como se sube al auto o se acuesta en la cama, preste atención a su cónyuge.  

Esto puede requerir el establecimiento de límites mutuamente acordados para el teléfono, TV, computadoras y tablets durante sus momentos sagrados compartidos. Con la esperanza de prestar el 100% de su atención el uno al otro, aquí hay algunos consejos para ayudarle a establecer límites para proteger sus espacios de comunicación: 

  • Mantendremos sagrado nuestro tiempo de conversación en la cama: no habrá teléfonos en nuestra habitación antes de irnos a dormir. 
  • Protegeremos nuestra hora de comer, no habrá aparatos tecnológicos en la mesa o en el restaurante. 
  • Protegeremos nuestro tiempo libre, no revisaremos el teléfono ni recibiremos llamadas (excepto de quien esté cuidando a los niños). 
  • Nos daremos prioridad mutuamente durante el tiempo en el automóvil poniendo nuestros teléfonos fuera de la vista. 
  • Si durante nuestro tiempo juntos necesitamos revisar el teléfono para un propósito legítimo, primero daremos una explicación. 

El empleo de estas simples salvaguardas puede liberar a su matrimonio de la tiranía del teléfono inteligente. Pruébelo, y puede que se sorprenda de lo mucho  

Un Intruso En Casa

Un Intruso en Casa es una serie de videos educativos que le guiarán a usted y a su familia en el uso saludable y equilibrado de la tecnología y el cuidado de sus relaciones. ¿Cómo hacer de la tecnología un aliado para su familia, y no un intruso que les separa? Esta serie tiene la respuesta para usted.

© 2020 Focus on the Family. All rights reserved. Used with permission. Originally published in English at focusonthefamily.com.

Acerca del Autor

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Recursos de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie:
Un Embarazo Inesperado

¿Cómo enfrentar la abrumadora noticia de un “positivo”? 
Una respuesta empática para aquellas mujeres que no planeaban la llegada de un bebé

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

0
Promesas firmadas
Reproducir vídeo
Unámonos para terminar con el aborto
Quedan:
Días
Horas
Minutos
Segundos
VIVA ESTE TRANSFORMADOR EVENTO PRO-VIDA
Unámonos para terminar con el aborto