Conozca sobre nuestro próximos talleres
Scroll Automatically

Desarrolle en su Hijo un Corazón de Soñador

Niña jugando con burbujas de jabon en el zacate verde de un parque

(Adaptación del Libro Hijos Exitosos)

Si alguien me enseñó a soñar fue ella: mi mamá.

Ella era una mujer pequeña de estatura, morena, con sexto grado de la escuela, es decir, sin estudios, abandonada por su mamá y lastimada en su infancia. Ella no tenía capacidad para soñar, pero cuando Dios se reveló a su vida, se despertó en ella una admirable habilidad de trabajar, de soñar, de creer y de siempre mirar las cosas en positivo.

Mi mamá nos enseñó que ese terreno se podía comprar. Nos enseñó que ese edificio se podía construir. Nos enseñó que luego de construir esto, había que comprar otro terreno, y construir algo más grande. Nos enseñó desde niños a soñar con nuestra casa propia. Esa era mi mamá. Ella me enseñó a soñar.

Los padres tienen un gran reto: enseñar a sus hijos a soñar. Hay padres que continuamente les dicen a sus hijos: “No podemos”, “tú no lo vas a lograr”, “no hay cómo”. Dejando en su hijo este sinsabor de desesperanza o de incapacidad aprendida.

Los sueños nos permiten ver en nuestra imaginación, lo que va a ocurrir en el futuro. Tienen que ver con el propósito que debemos cumplir, con la misión que vamos a vivir. Nos proyectan en el tiempo, y generan dentro de nosotros ilusión, alegría, pasión, y entusiasmo. Por eso, un buen padre y una buena madre pueden ayudar a su hijo a encontrar sus sueños al aceptarlo, amarlo y bendecirlo. Nosotros debemos impulsar a nuestros hijos al destino para el cual nacieron, y ayudarles a descubrir su propósito en la vida.

Le comparto varias recomendaciones para desarrollar en nuestros hijos el anhelo de soñar y llegar alto:

1. Fomente en ellos fe y esperanza.

Invíteles a ver más allá de lo que tienen frente a sus ojos. Los sueños no tienen nada que ver con cuánta abundancia usted tenga. Aunque yo no lo vea claro, yo tengo que impulsarlos a la grandeza. ¿A cuál grandeza? Aquella de la que habló Jesús: “ustedes harán cosas todavía mayores de las que yo he hecho.” (Juan 14:12, TLA). Este es el mensaje que debemos sembrar en el corazón de nuestros hijos. Ellos nacieron para romper las marcas alcanzadas por nosotros. Lea más en: ¿Cómo formar espiritualmente a mis hijos?

2. Sea ejemplo de alguien capaz de construir una historia.

No viva como víctima quejándose por todo y de todos; sus hijos necesitan el ejemplo de un luchador. Recuerde, la capacidad de disfrutar la vida no la determina el lugar de donde vengo, el color de mi piel, la estatura que tengo, el salario que yo gano; más bien, la determina la actitud que tengo en mi corazón, la fe que apasiona mi alma y el gozo que dejo que domine mi vida. Lea más en: Herede un buen nombre

3, Invítelos a pensar en su futuro.

Hágales preguntas como: “¿A dónde te ves cuando seas grande?”, “¿qué sueños te gustaría cumplir?”. Tenemos éxito al cumplir nuestros sueños y cuando alcanzamos aquello para lo cual hemos sido apartados y elegidos. No significa que mi misión es alcanzar X cantidad de cosas, o ser multimillonario; ese no es el sueño que debemos sembrar en el corazón de nuestros hijos. Pero sí debemos enseñarles a ser mayordomos fieles de los recursos que Dios ha puesto en sus manos y animarlos a multiplicarlo. Lea más en: Impulse a sus Hijos al Destino Correcto

4. No les imponga sus propios sueños.

Los sueños de mis hijos no pueden nacer de mis deseos impuestos o mis sueños frustrados. Los sueños son algo personal, auténtico, y vienen del corazón. Los sueños nacen cuando despierto la ilusión de llevar adelante algo que me apasiona y con lo cual me identifico. Quiere decir que el llamado y la misión que debemos cumplir es personal, no se puede imponer y no se puede imitar. El propósito es una inspiración personal que cada uno tiene que aprender a descubrir. Lea más en: ¿Qué debo decirle a mis hijos todos los días?

5. Ayude a sus hijos a aceptarse a sí mismos.

Ayude a sus hijos a encontrar sus propios sueños, para lograrlo, debemos aceptarlos tal cual son y llenarlos de afirmación. Invierta tiempo en ellos, para ayudarles a descubrir su inteligencia dominante y acompáñelos a realizar lo que les gusta y les apasiona. Lea más en: ¿Cómo fortalecer el autoestima de su hijo?

6. Enséñeles que con esfuerzo y disciplina es posible alcanzar las metas.

Los sueños no son construidos solamente por el deseo. Los sueños los construye el carácter manifiesto a partir de los valores fuertes y firmes que cada uno de nosotros tiene. Incluso la adversidad puede ayudarle a nuestros hijos a formar su carácter, a ponerlos en el lugar correcto y a llevarlos a vivir lo que Dios tiene para ellos. Tenemos que enseñarles a caminar cuando no sientan, a perseverar cuando no vean, y a creer que la promesa de Dios se va a cumplir.

7. No destruya los sueños de sus hijos

¿De qué forma puede destruir los sueños de sus hijos? Con palabras que descalifican, como: “No podemos”, “nosotros no nacimos para esto”, “otros sí pueden”, o cuando los comparamos. Lea más: Criando Niños Sanos y Resilientes.

Enseñe a sus hijos a soñar. Haga que siempre tengan un sueño que les inspire, les rete, y les desafíe. Quien no tiene un sueño que le inspire llegará a cualquier lugar o se parecerá a alguien más, menos a él mismo. Por eso, cuando animamos a nuestros hijos a tener sueños propios, los guiamos a descubrir quiénes son. Todos necesitamos dirigirnos a un destino, recorrer un camino, y tener una dirección.

Si desea aprender más sobre crianza, reciba contenido especial para ser un mejor padre o madre:

Hija dibujando en un cuaderno y mamá ayudandole

Reciba material sobre crianza GRATIS:

Llene el formulario y reciba material, videos y conferencias para la crianza de sus hijos.

Artículos más recientes

La Importancia del Sexo en el Matrimonio: Una Perspectiva Bíblica

Mi esposo me dice que el sexo es un sacramento y un misterio santo, que debe ser central en nuestra relación. Pero yo no concuerdo con la importancia que él le da. Para mí, el matrimonio es mucho más allá que solo sexo. Además, siento que a veces el sexo se convierte en una tarea más. ¿Cuál es la importancia del sexo en el matrimonio?

Leer más »
Para el cristiano, lo que significa el matrimonio tiene una profunda importancia teológica.

¿Por qué el matrimonio es tan importante?

La importancia y lo que significa el matrimonio van incluso más allá de la Creación: El matrimonio forma parte de la historia de la redención. Dios actúa a través de las familias para llevar a cabo la redención de la humanidad, culminando en el nacimiento, la muerte, la sepultura y la resurrección de nuestro Salvador, Jesucristo.

Leer más »
Consecuencias del sexo prematrimonial

El sexo prematrimonial y el mayor riesgo de divorcio

¿Existen consecuencias prácticas de las relaciones prematrimoniales para la futura felicidad conyugal? Nuevos datos que aparecen de forma sistemática desde hace décadas muestran que la actividad sexual prematrimonial parece estar asociada a un riesgo significativamente elevado de divorcio

Leer más »
Logo - Agotamiento Emocional - Enfoque a la Familia
Si siente que sus reservas físicas y emocionales se han acabado, este curso es para usted. Un llamado al descanso, la salud integral y la confianza en Dios
Logo azul transparente de Enfoque a la Familia - EALF

Escriba a continuación lo que desea buscar

Buscar

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Blanco Largo de Enfoque a la Familia

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.

Reciba contenido especial e información actualizada

Reciba contenido especial e información actualizada

Logo Enfoque a la Familia Ecuador

Suscribase a nuestro boletin

Al enviar este formulario, usted autoriza a Enfoque a la Familia enviarle información o recursos a su correo electrónico.